[Reglas] [Manage]

[Return]
Posting mode: Reply
Name
E-mail
Subject
Message
File
Embed   (paste a YouTube URL)
Password   (for post and file deletion)
  • Supported file types are JPG, PNG, GIF, SWF and PDF.
  • Maximum file size allowed is 32 MB.
  • Images greater than 250x250 will be thumbnailed.
  • Currently 219 unique user posts.

26/02/18 Se ampliaron las reglas.
22/02/18 Tamaño máximo de los archivos incrementado a 8 MB.
09/02/18 Se agregó al pie de página el listado de imageboards vecinos.

File: 1543415083915.jpg–(69.75KB, 711x669, 45345846.jpg)
5401
No.5401
¿Por que siempre se odia a la autoridad?

Jefes, políticos y gente que tenga dinero. (aunque estos últimos no sean autoridad)
¨ No.5402
Por envidia. La autoridad goza de ciertos privilegios.
¨ No.5404
Nacimos para ser libres y la autoridad se opone a eso. Aunque no es que exista una conspiración en tu contra, para un niño tu eres una autoridad y si les ordenas hacer algo porque si entonces se revelarán.

Respecto a los ricos no creo que sea siempre cierto, hay ahí más envidia que autoridad.
¨ No.5406
la autoridad es odiada por la asimetría de poder que genera. en realidad odias la asimetría en el poder, donde la autoridad, dotada de x medios, puede doblegarte como persona.
Toma el ejemplo de Bakunin en Dios y el Estado, en materia de zapatos, el zapatero es autoridad. Pero el zapatero no te oprime si no consideras su opinión. Sin embargo, el político, el militar, el profesor,sí lo hacen, ejerciendo coacción violenta sobre las personas y ESO es lo que genera el odio.
El problema es que en esta sociedad de mierda, la gente crece en recursos y conocimientos para ser autoridad, pero no crece espiritual ni moralmente para mantener esa autoridad, creen que por ser la autoridad están sobre el resto, olvidando la humildad que merece el cargo, y en consecuencia se comportan como niños malcriados, descargando de manera incorrecta el poder de su autoridad.
«¿Se desprende de esto que rechazo toda autoridad? Lejos de mí ese pensamiento. Cuando se trata de zapatos, prefiero la autoridad del zapatero; si se trata de una casa, de un canal o de un ferrocarril, consulto la del arquitecto o del ingeniero. Para esta o la otra, ciencia especial me dirijo a tal o cual sabio. Pero no dejo que se impongan a mí ni el zapatero, ni el arquitecto ni el sabio. Les escucho libremente y con todo el respeto que merecen su inteligencia, su carácter, su saber, pero me reservo mi derecho incontestable de crítica y de control. No me contento con consultar una sola autoridad especialista, consulto varias; comparo sus opiniones, y elijo la que me parece más justa. Pero no reconozco autoridad infalible, ni aún en cuestiones especiales; por consiguiente, no obstante el respeto que pueda tener hacia la honestidad y la sinceridad de tal o cual individuo, no tengo fe absoluta en nadie. Una fe semejante sería fatal a mi razón, la libertad y al éxito mismo de mis empresas; me transformaría inmediatamente en un esclavo estúpido y en un instrumento de la voluntad y de los intereses ajenos».

Fuente: Dios Y El Estado, 1876.

Delete Post